Tony Woodward , Diputado de Ciudadanos en Les Corts Valencianes


tony woodwardEl pasado era un sábado de esos que seguramente nuestro Sorolla habría plasmado en un lienzo, lleno de esa luz y esa atmósfera del Mediterráneo que solo él podía lograr y transmitir. Me vino a la cabeza una reflexión que leía hace unas semanas, tras la visita del presidente de la Generalitat a la Marina Alta, sobre la distancia política de Ximo Puig con  Albert Rivera y las propuestas de éste, como si no tuvieran la luz suficiente que la Comunidad Valenciana merece…

Entiendo Puig prefiera a Sorolla a Rivera como el impresionista, postimpresionista y luminista que el pintor fue, pero es innegable que el político trae consigo una claridad contundente en un escenario demasiado embarrado a estas alturas de la Historia… Y me explicaré: luz es transparencia, libertad, sinceridad, solidaridad, unidad, respeto,  equidad, igualdad, humildad , uniformidad, realidad, regeneración, ilusión, esperanza. Todas estas definiciones están en el DNI de Ciudadanos (C’s), la formación que precisamente lidera Albert.

Es evidente que la Comunidad Valenciana está infrafinanciada, que las inversiones del Estado no son las adecuadas,  que tenemos un endeudamiento desbocado y alarmante,  al igual que le ocurre a nuestra comarca de la Marina Alta, que está olvidada, como muchas otras comarcas. Desde C’s, defendemos la igualdad de todos los españoles y en estos momentos podemos decir claramente que los valencianos estamos siendo perjudicados, no estamos en igualdad con el resto de ciudadanos, pero no es menos cierto que creemos en la solidaridad interterritorial. No queremos privilegios pero tampoco queremos  continuar con la desventaja competitiva que hemos tenido hasta la fecha, tanto por las políticas aplicadas por el Gobierno central, como el autonómico.

En Ciudadanos queremos y defendemos una financiación justa para todos, una revisión del sistema de financiación de las Comunidades Autónomas y que resuelva el déficit de financiación de algunas autonomías, como la nuestra, y garantice los principios fundamentales de transparencia, con un sistema claro, comprensible y de suficiencia de recursos con el fin de cubrir adecuadamente las necesidades objetivas de gasto de cada territorio; equidad, para que no se produzcan diferencias arbitrarias en el reparto de recursos; corresponsabilidad fiscal, que delimite expresamente el ámbito de los servicios comunes garantizados por la financiación; y, por último, la Igualdad, que garantice un acceso efectivo a los servicios públicos esenciales.

Además, recordemos que Sorolla también nos deleitó con Mar de Tormenta en Valencia, una obra cuyos colores recuerdan a oscurantismo, opacidad,  ruptura, corrupción, desigualdad, privilegios, aforamientos, confrontación,  inmovilismo, inacción y, sobre todo, populismo. Recuerdan a políticas viejas de partidos viejos que han gobernado en España y en la Comunidad Valenciana en el pasado. En las antípodas de lo que C’s simboliza y persigue.

Busquemos entre todos esa luz del Mediterráneo que plasmaba Sorolla en sus cuadros. Para el bien de nuestra sociedad, Ciudadanos ya ha dado ese primer paso.