Ciudadanos Sant Joan saca también adelante la iniciativa del Bosque del Donante de Pablo Ráez.


El grupo municipal de Ciudadanos pidió en el último pleno del día 25 de abril la revocación de la licencia medioambiental por caducidad del crematorio que la empresa ASV Funeser S.L. mantiene en el término municipal de Sant Joan.

El portavoz de Cs Sant Joan, José Ángel Rivera, ha explicado que “aunque el Alcalde no aprobó el debate y posicionamiento del resto de grupos a través de la moción inicialmente planteada,  el grupo de Ciudadanos si consiguió que este solicitase al Secretario un informe urgente sobre la viabilidad legal que tendría tomar esta medida desde la Alcaldía”.

La petición del grupo de Ciudadanos se basa en la caducidad de la licencia contemplada en la Ley de prevención Calidad y Control Ambiental de la Control Ambiental de la Comunidad Valenciana, tras más de dos años con su actividad paralizada; los informes emitidos en 2013 y 2014 por la Consellería de Sanidad sobre los riesgos de esta instalación para la Salud Pública; la irregularidades que presentaban los informes con los que la empresa obtuvo en su día la preceptiva autorización de emisiones y el actual planeamiento urbano del municipio.

El Portavoz de Cs ha enfatizado que “el cierre definitivo del crematorio es una legítima aspiración de todos los santjoaners por los más que demostrados riesgos para la salud que implica esta actividad en una zona en la que residen y trabajan miles de personas, y la revocación de esta licencia medioambiental sería decisiva para evitar la puesta en funcionamiento de la instalación en el caso de que finalmente el TSJCV levantase por cualquier razón el actual cierre cautelar”.

 El Portavoz de Ciudadanos recalcó también que el cierre definitivo del crematorio es un compromiso del actual equipo de gobierno.

También fue aprobada por unanimidad la moción de Ciudadanos que trasladaba la iniciativa del Bosque del Donante del joven atleta Pablo Raez, fallecido recientemente tras una titánica lucha contra la leucemia. Dicha iniciativa consiste en que el Ayuntamiento habilite una zona dentro del municipio en donde cada nuevo donante de médula ósea pueda plantar un árbol de una especie autóctona cuyo cepellón sería facilitado por la Concejalía de Parques y Jardines.