• El portavoz de Cs afirma que las instalaciones deportivas “han sufrido desperfectos por vandalismo antes de su inauguración que impiden su reapertura”

Crevillent, miércoles 14 de noviembre de 2018. El portavoz de Ciudadanos (Cs) en el Ayuntamiento de Crevillent, José Javier Soriano, ha denunciado el estado de abandono del trinquet de la Ciudad deportiva Juanfran Torres “pese a que esta es la obra insignia del Gobierno del PP”. Soriano ha asegurado que las mejoras en las instalaciones deportivas han sufrido importantes desperfectos por vandalismo “incluso antes de si inauguración”.

Ya avisamos en el último pleno de la mala ubicación de los colectores de producción de agua caliente sanitaria y de que podía pasar lo que ha ocurrido finalmente: el robo”; ha añadido. El portavoz ha mantenido que “desde el principio los colectores estaban mal orientados y con un acceso que favorecía lo que ha ocurrido, el robo. Si hubieran hecho caso de las recomendaciones de Cs no hubiéramos llegado a esta situación de desmantelación de la instalación”.

El portavoz de Cs ha recordado que “esta obra que está durando todo lo que llevamos de legislatura y que se presentó como el modelo de la gestión municipal del equipo de Gobierno ha resultado ser un fiasco por sobrecostes, retrasos en la ejecución por modificaciones en el proyecto y, cuando por fin se logra terminar, se deja abandonada y ocurre una sustracción por falta de previsión”.

Soriano ha alertado de que, después de la sustracción, “las instalaciones no podrán ser utilizadas por los usuarios ni tampoco inaugurarse. Ahora habrá que entrar en un farragoso proceso para contratar y preparar un nuevo proyecto, buscar dotación presupuestaria y empezar de nuevo otro proceso de contratación y ejecución. Con un poco de suerte la próxima Corporación podrá poner en servicio dichas instalaciones que los crevillentinos no pueden disfrutar desde hace 4 años”.

Soriano ha resaltado que “lo ocurrido en esta instalación es un reflejo de la gestión que está ofreciendo el gobierno municipal en este final de legislatura, más interesado en el superávit que en la gestión de los presupuestos”.