Antonio Manresa: “Hay que coger el toro por los cuernos ya que a este ritmo la vida útil de la planta va a finalizar en tres años, quince antes de lo previsto”