El edil denuncia que “en pocos años se habrá pagado más por derramas y cuotas a las comunidades de propietarios que lo que cuestan los trasteros y garajes municipales repartidos en edificios privados de Benidorm”