Alcalá acusa a las dos formaciones de “proponer iniciativas irrealizables con los ingresos por la venta de la parcela del Paraís creando falsas expectativas”